Entorno

Disfruta del entorno natural de la Villa de Lantz y de sus alrededores.

Naturaleza

Cueva de Zugarramurdi

    A menos de una hora del Hotel Iribarnia, se encuentran las famosas cuevas. Situado en el Norte de Navarra, esta cueva no alberga pinturas o estalactitas sino las leyendas de brujas y brujos. Una celebración revive este pasado cada 18 de agosto, último día de las fiestas patronales en que se celebra el tradicional zikiro jate, una comida popular.


Entorno

El entorno lo constituyen verdes praderas con ovejas, vacas y caballos, rodeadas de bosques de hayas, robles, castaños, fresnos, que ocultan en su interior la fauna autóctona, así como las calzadas romanas, vías del camino de Santiago, puentes romanos, antiguas carboneras, minas de cobre que explotaron los romanos, cuevas milenarias, bordas para el ganado, riachuelos de aguas cristalinas ;todo ello coronado por montañas despejadas forman el entorno que enmarca la villa de Lanz, un pueblo ancestral de casonas antiguas de piedra y calles irregulares.

Naturaleza

Cueva de Zugarramurdi

    A menos de una hora del Hotel Iribarnia, se encuentran las famosas cuevas. Situado en el Norte de Navarra, esta cueva no alberga pinturas o estalactitas sino las leyendas de brujas y brujos. Una celebración revive este pasado cada 18 de agosto, último día de las fiestas patronales en que se celebra el tradicional zikiro jate, una comida popular.


Entorno

El entorno lo constituyen verdes praderas con ovejas, vacas y caballos, rodeadas de bosques de hayas, robles, castaños, fresnos, que ocultan en su interior la fauna autóctona, así como las calzadas romanas, vías del camino de Santiago, puentes romanos, antiguas carboneras, minas de cobre que explotaron los romanos, cuevas milenarias, bordas para el ganado, riachuelos de aguas cristalinas ;todo ello coronado por montañas despejadas forman el entorno que enmarca la villa de Lanz, un pueblo ancestral de casonas antiguas de piedra y calles irregulares.

Naturaleza

Cueva de Zugarramurdi

    A menos de una hora del Hotel Iribarnia, se encuentran las famosas cuevas. Situado en el Norte de Navarra, esta cueva no alberga pinturas o estalactitas sino las leyendas de brujas y brujos. Una celebración revive este pasado cada 18 de agosto, último día de las fiestas patronales en que se celebra el tradicional zikiro jate, una comida popular.