EXPERIENCIA CULTURAL IRIBARNIA

Pamplona, a 15 min del hotel en coche, es una urbe moderna y acogedora con vestigios de su pasado medieval, un aspecto cuidado y una amplia oferta cultural y gastronómica.

CARNAVALES DE LANTZ
Carnaval de Lantz - Bien de Interés Cultural
Carnaval rural de gran tradición, en el que durante unos días las fuerzas del mal y del bien se enfrentan en una batalla simbólica en la que la sed de justicia moviliza las iras populares. Cada martes de carnaval se celebra en el pueblecito de Lantz, el apresamiento, juicio y muerte en la hoguera del mítico y malvado bandido Miel Otxin. Este muñeco de tres metros porta los brazos en cruz, viste blusa estampada, pantalón azul y faja roja, y corona su cabeza un gorro cónico llamativamente adornado. Asimismo, varios personajes le acompañan en el desfile: Ziripot, hombre bonachón y gordinflón hecho a base de sacos rellenos de helechos y heno, que apenas puede mantenerse en pie; le persigue el Zaldiko, caballo bravío que arremete contra él hasta tirarlo al suelo; los Arotzak portan martillos y tenazas, y corren tras el Zaldiko para herrarlo, y finalmente los Txatxos, que enfundados en pieles de animales y armados con palos y escobas, gritan mientras hostigan a todos los presentes.

Claustro Catedral Santa María (Pamplona)
La capital de Navarra, ciudad enclavada en el Camino de Santiago, ha recibido durante siglos a los peregrinos en el puente de la Magdalena, punto idóneo para iniciar un paseo que descubre la muralla de la ciudad. Tras atravesar el portal de Francia, se accede al centro histórico y a la catedral gótica de Santa María la Real, construida en los siglos XII y XV. Su fachada neoclásica da entrada al templo, en el que destaca su claustro gótico de estilo francés.

Un paseo por el casco antiguo de la ciudad permite contemplar otros edificios de interés como las iglesias-fortalezas de San Nicolás y San Saturnino; las antiguas murallas; el Museo de Navarra, el Palacio de los Reyes de Navarra, actual Archivo General de Navarra; la capilla de San Fermín, en la iglesia de San Lorenzo; el Museo Pablo Sarasate; el Ayuntamiento, con su fachada barroca; la Cámara de Comptos, único edificio gótico civil de la ciudad; o la Plaza del Castillo, centro neurálgico de la ciudad y plaza porticada donde el visitante puede reponer fuerzas en terrazas y locales como el genuino Café Iruña.

Archivo Real(Pamplona)
Fiestas y Tradiciones
Hablar de Pamplona es hablar de Sanfermines, la fiesta más internacional de España. Los encierros y corridas de toros, las peñas, el chupinazo o cohete iniciador de las fiestas, la procesión en honor del santo, las dianas y la comparsa de gigantes (figuras de cartón piedra) convierten a la capital navarra en una fiesta sin interrupción desde las 12 del mediodía del 6 de julio hasta las 12 de la noche del día 14.

Los Sanfermines, que se han convertido en sinónimo de fiesta gracias al escritor Ernest Hemingway, atraen cada año, entre el 6 y el 14 de julio, a miles de personas de todo el mundo.
Cualquier día del año es bueno para pasear por las calles donde mozos y astados miden sus fuerzas por las calles de Santo Domingo, la plaza Consistorial, Mercaderes y Estafeta hasta llegar a la plaza de toros.

De tapeo por Pamplona
El paso de la vieja Iruña a la Pamplona moderna se hace a través de la franja verde que forman los parques de la Media Luna, la Taconera y la Vuelta del Castillo, ésta última está unida a la antigua Ciudadela. En el solar de uno de sus antiguos baluartes se ha construido el moderno Palacio de Congresos y Auditorio BALUARTE. En la parte moderna de la ciudad destaca el parque de Yamaguchi, donde se levanta el Planetario de la ciudad.

Los pueblos que rodean a la capital -lo que se conoce como Cuenca de Pamplona- también ofrecen atractivos al visitante. En Alzuza se encuentra la casa-museo del escultor Jorge Oteiza. Un moderno edificio diseñado por el arquitecto Sáenz de Oiza acoge el ingente trabajo del escultor y las dependencias donde vivió y trabajó durante muchos años de su vida.
En la Cuenca de Pamplona quedan muestras del románico como las iglesias de Gazólaz o Cizur Menor. En el valle de Ollo podrá disfrutar de Museo Etnográfico de Arteta.

San Fermines Pamplna Navarra Hotel Iribarnia

Gastronomía
En Pamplona encuentra el visitante todos los productos típicos de la gastronomía navarra, aunque merece una mención especial el cordero criado en la Cuenca de Pamplona y, en Sanfermines, los platos cocinados con toro de lidia. Otros productos típicos de la capital y su entorno son el chorizo, el relleno o morcilla blanca, los caramelos de café con leche, las tortas de txantxigorri y las coronillas.
No se pierda los pinchos, vinos y licores en los establecimientos del casco antiguo. Disfrute del tradicional “poteo” durante el mediodía y las tardes pamplonesas.