Reserve aqui o compruebe la disponibilidad siempre actualizadaEn la Villa de Lantz, uno de los rincones mas bellos de Navarra, entre praderas y bosques de hayas, es el refugio perfecto para relajarse con un buen libro al calor de la chimenea o paseando en plena naturaleza sumergidos en colores, aromas y sonidos únicos. Un lugar, un hotel con carácter y mucha historia, donde la prisa nunca estuvo. Frente a la fachada principal, la antigua huerta, hoy jardín bordeado por el rio donde se crean espacios llenos de luz y armonía con el sonido del agua y el canto de los pájaros.La casa, del siglo XVI, mantiene las paredes de piedra y la estructura de madera, ofreciendo gracias a una cuidada restauración y decoración, un confort y ambiente únicos. Un lugar para amantes de la naturaleza, el silencio y el verdadero y auténtico encanto. Hotel Iribarnia un lugar para el recuerdo